Nido del Condor Hotel & Spa, Hotel de Lujo en Bariloche, Patagonia

Hotel y Patagonia

Nido del Condor Hotel & Spa, Hotel de Lujo en Bariloche, Patagonia

Hotel y Patagonia

Un concepto único

Todo fanático viajero sintió más de una vez  la rigidez de los Hoteles tradicionales: largos pasillos con puertas idénticas, impersonales lobbys y las típicas habitaciones dobles o triples donde alguno termina cenando sentado en la cama … Nosotros siempre soñamos con un Hotel boutique  como Nido del Cóndor, donde cada Suite pudiese enlazarse cómodamente con otra para dar lugar a un espacio mucho más grande, con varias habitaciones y baños y con un cómodo living y comedor como lugar de reunión para así disfrutar de la intimidad entre amigos o en familia.  

Enamorados desde siempre de la Patagonia y de Bariloche elegimos el terreno con una impresionante ubicación frente al lago,  cerca del centro de Bariloche pero sin estar encerrado dentro de la ciudad. Soñábamos con todas las Suites gozando de una espectacular vista al lago cómodamente recostados en la cama o en el living y disfrutando al mismo tiempo del hogar a leña;  y por eso  diseñamos  varios edificios respetando la suave pendiente natural, decoramos cada habitación individualmente con troncos de nudosos cipreses que se habían secado en nuestro propio terreno,  y buscando durante el mes de Noviembre las astas que los ciervos iban perdiendo en las estancias patagónicas cercanas. Cada detalle fue pensado para disfrutar de una experiencia inolvidable:  Lago + Hogar a leña + Hidromasaje .

Logramos que nuestro Hotel familiar tenga siempre opciones para celíacos y vegetarianos, tanto en el desayuno como en nuestro  Restó.

Para nosotros, un gran valor adicional en cualquier Hotel es cuando nos asesoran, nos recomiendan no sólo lo tradicional sino que nos dan  tips teniendo en cuenta lo que vamos a buscar… así, cada empleado del hotel brinda una atención personalizada  y cálida, tratando de que cada uno de nuestros huéspedes se sienta como en su propia casa y que nuestros habitués se vean reconocidos y recordados en sus gustos y preferencias.

Muchos años después de haber soñado y construido este NIDO sentimos que lo logramos.

Sandra y Gustavo.